Catequesis prebautismales

Preparando el Bautismo de nuestro hijo

UN SALUDO MUY CORDIAL

Estimadas familias que habéis elegido nuestra Parroquia para celebrar el Bautismo de vuestro hijo: Deseamos que ese momento sea muy especial para vosotros y deje una huella imperecedera en vuestra vida. Este sencillo folleto y las reuniones que vamos a tener, pretenden ayudaros a reflexionar sobre la decisión que habéis tomado de bautizar a vuestro hijo. Que comprendáis en todo su sentido lo que es y significa el sacramento del Bautismo. Que seáis conscientes del compromiso que contraéis. Y que viváis la celebración bautismal entendiendo la profundidad de los ritos que realizamos. Esperamos que os sirvan para plantearos en serio la fe y la educación cristiana de vuestro hijo/a.

La Comunidad Parroquial, sus sacerdotes y diáconos.

129_1240916308_bautizo540x300

EL BAUTISMO DE LOS CRISTIANOS

“Id y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado” (Mateo 28,19-20). “Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tim. 2,4). Por eso nos ha dado unos medios especiales -los sacramentos- para que podamos encontrarnos con Él y mantener una relación personal e íntima. Los sacramentos son unos regalos que Dios nos hace para conocerle mejor y disfrutar de su presencia en nuestra vida. El Bautismo es el primero y principal de los sacramentos, que nos hace hijos de Dios y miembros de su familia que es la comunidad de los creyentes en Cristo: la Iglesia. El Bautismo no debe ser entendido como algo “que hay que hacer” o algo “que todo el mundo recibe”, sino que implica la decisión personal. En el caso de los niños, nos corresponde a los adultos tomar decisiones por ellos, tanto en la vida diaria (educación, cultura, salud, diversiones,…), como a la hora de ser cristianos. Por eso la Iglesia considera tan importante la responsabilidad de los padres en el Bautismo de los niños, asumiendo que por esa decisión se comprometen a educar a sus hijos en la fe.

EL BAUTISMO ES: El bautismo es el sacramento por el que nos incorporamos a Cristo, y por eso a su Iglesia.

LOS PADRES…. Desempeñan un verdadero ministerio que se manifiesta en: • Al presentar el niño/a y pedir el bautismo para él. • Al aceptar la responsabilidad de educarle en la fe de la Iglesia. • Al hacer la señal de la cruz en la frente del niño/a.

LOS PADRINOS…. Su función es asistir en la iniciación cristiana del bautizado, y, juntamente con los padres, presentar al niño que va a recibir el bautismo y procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el bautismo y cumpla las obligaciones inherentes al mismo.

 bautizo

Aprendiendo a hablar con Dios Cuando vuestro hijo crezca tendréis que enseñarle a hablar con Dios, con sus propias palabras. La mejor escuela de oración es que os vea rezar a vosotros; así aprenderá a dar gracias a Dios y a confiarle todas sus necesidades. Aprendiendo a amar a los demás Para que el despertar religioso de vuestro hijo no se quede cojo, deberéis educarlo en las actitudes básicas de la vida cristiana. Además de que sienta cercano a Dios y le quiera como a un Padre, vuestro hijo, según vaya creciendo, deberá aprender a ser sincero, a querer a los demás, a compartir las cosas con los demás y a saber perdonar. Conociendo las cosas de Dios Entre otras cosas, tendréis que contarle la historia de Jesús. Pero, como las cosas entran por los ojos, el niño tendrá que ver en vuestra casa algún signo cristiano como la Cruz o una imagen de la Virgen; También de vuestra mano acudir a la Iglesia. Que vosotros, los padres, seáis los primeros que habléis con el niño de Dios. Acompañadle y animadle a recibir el resto de los sacramentos de iniciación (primera Comunión y Confirmación).

parte-3